Maldito Mosquito

By | 14:59 4 comments

 

mosquitoSi es que me conozco.

Si es que no sé que le pasó al tipo del Arca por la cabeza. Que eso de incluir animales está muy bien, pero insectos ¿para qué? y mosquitos ¿para qué de requé? Esto no se lo perdono yo al muy desgraciado. Porqué es por él, si por su culpa, que ahora estoy así.

Que encanto de bicho.

Vale, lo reconozco, no soy la panacea del positivismo y tiendo a hacer una montaña de un grano de arena. Pero es que esto… esto se las trae. Que no tendría que tomármelo tan a pecho, puede. Que esto se pasa en unas horas, también. Que también puede que se pase en unos días, joder. Yo ayer era una chica normal, con sus problemas de universidad normales y sus dilemas existenciales tipo ¿me zampo primero el chocolate o las natillas? normales. Todo muy normal. Bueno, que ahora también lo soy, lo que pasa es que ver con un solo ojo como que no lo llevo yo a la práctica muy a menudo. Que es la primera vez, vamos. Y que tirando a lo tonto, la cosa se va a hacer larga.

Si es que lo se yo que que no puedo dormir con la ventana abierta. Que vienen a por mi. Que les debo dar de beber horchata. O granizado de limón. Que fijo que tienen detectados mis movimientos por GPS. Maldito mosquito. Y mira que hay lugares para picar ¿eh? Que haberlos haylos. Un porrón, vamos. Que se yo, un dedo del pie, un muslito, en el gemelo, el cuello, en la espalda, en un brazo. Lugares heterogéneos y blanditos a los que poder disfrutar hincando el aguijón.

Pero no.

A mi eso no me pasa.

Para qué vas a comparar un muslito con un ojo. Si es que me lo sé. Que tendría  que dormir protegida. Como esa vez, se me ocurre, en un hotel perdido en un pueblo italiano dónde Dior perdió la alpargata que dormí a pata suelta con las gafas de buceo puestas. ¿Qué? Mucha gente hace buceo, no es tan raro, digo yo. Y lo incómoda que dormí. Y cómo hacen el vacío en la cara, las puñeteras, y en el mar no hay tu tía. Que eficacia, oye. Y qué manera de parecerme a un pez globo al día siguiente. Claro que ahora también me parezco lo suyo, también.

He decidido, no por voluntad propia, ahí el mosquito ha tenido bastante que ver, el desgraciado, el muy insecto, el gran ca…Iriiiiis, que te pierdes, que el polaramine va a ser mi nuevo amigo. Tan redondito, tan blanco, con esa tipografía abrachuchable. A ver si subiéndole la moral baja más rápido. Pero ni con esas.

Porqué voy a ser sincera, ver solo por un ojo es una auténtica castaña. Porqué a mi no me pican los mosquitos normales, no. A mi todos los tigre. Si es que a exótica no me gana nadie. Creo que hasta me salzonan. Eso si, sus problemitas da. En especial si tu casa tiene más estanterías billy que la Biblioteca Nacional. Que si ya con dos ojos no calculaba bien las distancias, ahora menos. Que como esto dure más me veo encargando chichoneras por ebay. Y un casco. Y unas botas de montaña. Y un vestidito monísimo. Vale, esto último es un extra.

Que follón.

La que ha liado solito el mosquito de las narices.

Que a ver, yo no le deseo ningún mal, que el pobre se tiene que alimentar. Pero vamos, que si por esas casualidades, yo que sé, de la vida, lo ha pillado el insecticida ese de ‘los mata bien muertos’, ha caído en picado al inhalarlo y ha acabado estirando el aguijón en una baldosa blanca y fría, pues tampoco me va a dar penica. Yo soy más de darles una palmadita en la espalda, por eso de animarlos, y seguidamente ponerlo en la repisa de la ventana por si hay algún otro que quiera buscarme las cosquillas, chocar los cinco, o en su defecto, que lo aplauda.

Y cosquillas no sé, pero como pica.  Que en el ojo no puedo ponerme antihistamínico. Seguro que lo sabía. Seguro que hasta va equipado con mascarilla anti gas y botella de oxígeno. Y con los accesorios de James Bond. No hay que fiarse, que se las saben todas. Esta noche duermo con escafandra, por eso de prevenir, que a previsora no me gana nadie. Nadie, menos un moquito.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. ¡Ay, ay, ay! ¡Malditos mosquitos! Esperemos que se baje pronto la inflamación...
    A mí me pican los pequeños que se cuelan por los huecos de la mosquitera (que también es mala leche que sean tan mini), pero lo máximo que me toca es en el labio. Y si en el labio duele, en el ojo...¡UF!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidies! ¿Se te cuelan por la mosquitera? Qué mala leche tienen. Y sí, en el ojo duele bastante. Tardó una semana en irse la puñetera picadura. Un asco!

      Un besoteeeeee

      Eliminar
  2. Me he reído mucho con el post, aunque lo siento mucho por tu pobre ojo ): Los mosquitos son las criaturas más odiosas del verano, cuando era pequeña me atacaban constantemente y ahora, aunque no me pican tanto, cada vez que lo hacen buscan los sitios menos oportunos (planta del pie, zonas intimas,... en fin).

    A ver si te baja pronto el hinchazón >.<

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuándo escribí esto estaba hecha una mierda. Pero, me dije, oye, vamos a sacarle la parte humorística al asunto, que fijo que la tiene y salió este post. Un post muy yo. Son bichos muy puñeteros...pero supongo que son la base de la cadena alimentaria y hay que aguantarles. Eso no quita que no le demos una palmadita en la espalda...jijijijiji!!!

      Un besote!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! ¡Feliz día!
PS: Por favor, no dejes la URL de tu blog o no lo publicaré.
Si vas a dejar un comentario tipo 'no me llama. Besis' o similar no te molestes, tampoco lo publicaré.